El Ayuntamiento de Monforte rindió, en la mañana de hoy, un sentido homenaje a Consuelo Alonso González, en un acto en el que estuvo su familia y en el que se recordó su figura como mujer luchadora y comprometida con sus ideas. Una mujer que fue, represaliada y fusilada por el régimen franquista en mayo de 1938. El homenaje estuvo presidido por el alcalde de la ciudad, José Tomé Roca, en el que también participó la profesora, escritora y doctora de la Universidad de Santiago, la doctora María Jesús Souto Blanco, que fue quien investigó la figura de Consuelo Alonso González. Del mismo modo, también estuvieron presentes las dos nietas de Consuelo Alonso, Pilar Centeno Pérez, que vino desde Cádiz, acompañada por su marido y su hija (biznieta de Consuelo) y Pilar Pérez López, procedente de Barcelona y acompañada por 4 biznietos de la homenajeada. El alcalde les agradeció a todos ellos «súa presencia hoxe aquí pois sabemos o esforzo que fixeron para acudir a este acto»

En el homenaje estuvieron también diversos miembros de la Corporación Municipal, habiendo representantes de todos los partidos que forman la Corporación, y también estuvo presente la parlamentaria monfortina Concepción Burgo.

Este homenaje fue posible gracias al trabajo de investigación desarrollado por la doctora Souto, que contactó con el equipo de Gobierno del Ayuntamiento para dar a conocer la figura de esta mujer represaliada. Y luego contar con la conformidad de su familia y de su disponibilidad para poder acudir a este acto, desde el Ayuntamiento se decidió llevar a cabo este homenaje haciéndola coincidir, en palabras del alcalde, «coa véspera do día 8 de marzo, Día Internacional da Muller, polo que este recoñecemento a Consuelo cobra aínda maior importancia se cabe».

Represaliada y fusilada

Consuelo Alonso González, sí bien era natural de Gijón, llegó a Monforte acompañada por su marido, Ángel Pérez Muñoz, quien tomó posesión del cargo de alguacil del juzgado de Monforte, en noviembre de 1930. Tanto Consuelo como su marido, pronto mostraron sus inquietudes políticas, y ya en 1933 comenzó a ser encausada y condenada en varias ocasiones, por expresar sus ideas. Consuelo Alonso fue una persona muy comprometida social y políticamente con sus ideas, y muy mal vista por las autoridades de la época.

En el año 1936, se produce en España el alzamiento militar del general Franco. La ciudad de Monforte fue uno de los municipios de la provincia de Lugo que se opuso la esta sublevación militar. En este aspecto, tal y como describe la doctora Souto nos sus artículos, el potente colectivo de ferroviarios era quien encabezaba las movilizacións, junto a albañiles, zapateros, carpinteros e incluso funcionarios municipales.

Con el inicio de la sublevación militar, Consuelo fue represaliada por la Falange que la detuvo, castigó y rapó el pelo. El 29 de diciembre de 1937 fue denunciada ante la Jefatura de Investigación y Vigilancia de Monforte, y ese mismo día ingresó en la prisión de la ciudad.

El 9 de febrero de 1938 fue conducida a Lugo para ser juzgada en Consejo de Guerra. Permaneció en la cárcel provincial hasta el 13 de mayo de 1938, día en que fue fusilada. Tenía 40 años y 4 hijos.

Tras las intervenciones, el alcalde obsequió con una Torre del Homenaje de la ciudad a los familiares de Consuelo Alonso y con libros de la ciudad y de la Ribeira Sacra. Y hizo entrega de un ramo de flores a la doctora Souto.

Tras el acto institucional en el Ayuntamiento, familiares y autoridades se desplazaron hasta el número 24 de la calle Abelardo Baanante para conocer la casa donde vivió Consuelo Alonso, muy cerca de la iglesia de la Regoa.

Publicidad