Interior Galego Vivo demanda a la Xunta ayudas económicas para los pequeños productores de castaña

415
0
Compartir
Publicidad

Ayuntamientos como Vilardevós, Manzaneda (Ourense), O Courel (Lugo) y sus comarcas son de los principales productores de castaña de Galicia. La castaña es un fruto de excelente calidad en estas tierras y un complemento fundamental para la economía de las familias y también para la alimentación de personas y animales. La mitad de las castañas cosechadas en la Galicia se destinan al consumo en fresco y la otra mitad a las industrias de transformación para su pelado y congelado o para la elaboración de productos como harinas, cremas y confituras. En puestos de trabajo, se estima que este sector supera los 500 empleos directos y los 800 indirectos, con más de 230.000 jornadas de cosecha.

A mayores los castaños forman parte de nuestro paisaje, este no se entiende sin los soutos, y los castaños, allí donde están presentes, son uno de los mayores frenos contra los fuegos, sin considerar su aportación contra el cambio climático. También es una parte fundamental de nuestra cultura desde hace siglos, sirvan como ejemplo las tradiciones vinculadas a los magostos que se celebran en la práctica totalidad de nuestras parroquias como una celebración colectiva y en la intimidad de las familias.

A pesar de esto, en los últimos años, debido a varios factores el abandono de los soutos es cada vez mayor: abandono rural, envejecimiento de la población, bajos precios y diversas plagas y enfermedades: tinta (Phytopohthora cinnamomi), chancro (Cryphonectria parasitica), avispiña (Dryocosmus kuriphilus) y las recurrentes secas.

Galicia cuenta con una extensa superficie con presencia de la especie «Castanea sativa», bien como especie principal, ocupando el castaño una superficie de 12.500 hectáreas en masas puras, o bien como especie secundaria en formaciones mixtas (46.455 ha según los datos del último Inventario Forestal Nacional). Al mismo tiempo, la superficie de castañares de fruto asciende aproximadamente a unas 38.000 hectáreas, según los datos de la Xunta.

En un tiempo en que perdermos SAU y el interior sufre la demotanasia acelerada aún se comprende mejor la importancia del castaño para nuestras comarcas con rendimientos de 1.500 kg por hectárea en producción extensiva. El 80% de la superficie gallega de castaños -la práctica totalidad de los soutos tradicionales- se encuentran en las comarcas de A Fonsagrada, O Courel, Sarria, Lemos, Chantada Valdeorras, Verín, Trives y Viana, muchas de ellas con un fuerte envejecimiento poblacional.

Este año 2023, comenzó la campaña de recogida con esperanza entre las personas productoras, ya que después de varios años de recogida bastante malos, este año se esperaba una buena producción y la gente estaba esperanzada. Pero en estos últimos días la sequía y la caída prematura de la hoja y de los erizos arruinaron las buenas perspectivas.

También sufren las comercializadoras. Galicia suele producir cada año alrededor de 20.000 toneladas de castaña, siendo líderes en el Estado con la mitad de toda la producción estatal, que, con todo, no llegan para abastecer nuestra industria, que debe importar casi 10.000 toneladas más de otras zonas productoras de España y Portugal para cubrir sus necesidades o de Italia, Turquía o China. Este año la situación va a ser mucho peor.

De todos nosotros depende no acabar no solo de un recurso ambiental, paisajístico y cultural incalculable, sino también de un recurso económico que ayudaría a combatir la despoblación del rural y luchar contra de su envejecimiento. Por eso se precisa que las distintas administraciones tomen conciencia de este problema y adopten urgentemente medidas para proteger el estamento más importante de este sector en Galicia, los y las pequeñas productoras.

Por todo ello, desde Interior Galego Vivo demandan a la administración Autonómica, ayudas económicas para aquellos productores/as que demuestren perdida de ingresos en este sector en los últimos dos años. Conceptualización de “souto tradicional” para diferenciarlo de soutos de nueva y reciente plantación. Solo en Vilardevós más del 75% son soutos tradicionales en manos de propietarios particulares. Ayudas y líneas de actuación para la recuperación de soutos tradicionales teniendo en cuenta los siguientes dos puntos:

1. Supresión para la concesión de ayuda en la conservación de soutos del requisito de un mínimo de una hectárea en coto redondo. La realidad de los soutos tradicionales nos dice que los propietarios/productores particulares tienen mucha superficie diseminada en muchos sitios diferentes, siendo extremadamente raro y excepcional superar esa superficie en un único souto. Esto se explica por el sistema tradicional de herencia y el interés de las familias de tener asegurada la producción de castaña a través de soutos en puntos distintos.

2. Eliminación como elemento de baremación de méritos ser comunidad de montes vecinales en mano común (CMVMC). No hay ningún souto tradicional en manos de una comunidad de montes vecinales en mano común (CMVMC) ya que es un elemento de economía particular, no eran de explotación y aprovechamiento colectivo, excepto el hecho social de la “rebusca”, y para eso segundo derecho germánico solo afecta al fruto no así a la propiedad del terreno ni de los castaños.

3.- Líneas de finanzamiento, adaptadas a los ciclos económicos del rural, para A) mecanización de tareas en los soutos, B) creación de nuevos soutos con variedades más resistentes al chancro, la tinta y la avispiña, y C) para procesos de transformación.

4.- Campaña de promoción del producto orientada a la desestacionalización e incremento de su consumo y a poner en valor la IXP. Desde el año 2009 funciona la Indicación Xeográfica Protexida “Castaña de Galicia”, la única IXP en este ámbito existente a nivel del Estado, un indicativo que ampara las producciones de calidad diferenciada que tienen como base este producto forestal pero que por ahora solo incluye a 156 productores y alrededor de 2.000 hectáreas.

5.- Garantizar con controles más estrictos que las carnes con el sello “de castaña” tengan una alimentación mayoritaria compuesta por harina de castaña o castaña.

Principales variedades de castaña presentes en Galicia y amparadas por la Indicación Xeográfica Protexida (IXP).

Para Interior Galego Vivo, se deben mantener las variedades tradicionales vinculadas a cada zona: «no Courel a courelá; a negral, amarelante e inxerta en Manzaneda, a longal e a famosa en Verín, Riós e Vilardevós; a negral e reigona en Valdeorras; a garrida e a loura en Chantada; ou a luguesa e a paredes en Lugo»