La Diputación trabaja con el Gobierno del Estado para darle una nueva vida a la finca de Tor

215
0
Compartir

El presidente de la Diputación de Lugo y alcalde de Monforte de Lemos, el socialista José Tomé Roca, mantuvo este martes un encuentro institucional con el secretario general para el Reto Demográfico, Francesc Boya Alós, que arrancó en la casa consistorial monfortina, donde el representante del Gobierno de España firmó en el Libro de Honor del Ayuntamiento, y continuó con una visita a la finca de Tor, de titularidad de la institución provincial.

«Estamos moi sensibilizados sobre a necesidade de afrontar o reto demográfico, e por iso tratamos de impulsar políticas e medidas que contribúan a corrixir o problema, que ten máis dificultade no interior», explicó José Tomé. «Por iso, colaboramos dende a Deputación co Ministerio de Seguridade Social, Inclusión e Migracións como acabamos de facer coa cesión do antigo Hospital de San Rafael, en Castro de Rei, para a creación dun centro de inmigrantes», indicó.

En el caso de Tor, explicó Tomé, «hoxe visitamos e analizamos co secretario xeral para o Reto Demográfico as posibilidades de establecer no futuro algún tipo de colaboración para poñer en valor a finca da Deputación co fin de que sexa útil como un ben público e tamén sirva para dinamizar os sectores produtivos, nomeadamente o primario».

José Tomé subrayó que con la Secretaría General de Reto Demográfico, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, «colaboramos habitualmente nunha dobre dimensión, como Deputación, de feito Francesc Boya xa coñeceu in situ o modelo de centros de atención a maiores que temos implantado, e tamén como Concello».

Por su parte, Francesc Boya enmarcó la visita en el interés de su departamento en conocer de primera mano «como articulan las ciudades medias, como puede ser Monforte, el territorio, los servicios y el rural, un modelo que queremos para el conjunto del país», y luchar así contra la despoblación, un objetivo «para el cual por primera vez hay una política de Estado», y cuya solución pasa en gran medida por «retener talento y configurar por los industriales con capacidad de ofrecer calidad de vida y oportunidades laborales».