La Xunta de Galicia tiene en marcha obras de mejora de la red de cortafuegos de la provincia de Lugo que suponen intervenir sobre 815 hectáreas y 56 kilómetros de pistas forestales, con una inversión de más de 721.000 euros.

El delegado territorial, José Manuel Balseiro, se desplazó este jueves hasta A Pobra de Brollón para visitar los terrenos de la comunidad de montes de Saa y los de la comunidad de montes de Parada, Couso y río de Bois, en los que se llevan a cabo distintos trabajos de acondicionamiento financiados por la Xunta.

De una banda, la Consellería do Medio Rural realiza las obras de mejora en los cortafuegos, que ya están finalizadas en algunas zonas y cuentan con una inversión conjunta de 27.800 euros, y de otra parte, ambas comunidades de propietarios recibieron subvenciones, que suman 18.000 euros, para acometer labores de limpieza de la masa forestal.

Por lo que respeta a los proyectos de mejora de cortafuegos y pistas forestales, el delegado territorial explicó que son ejecutados directamente por la Consellería sobre montes de titularidad privada -en la gran mayoría en manos de comunidades- que han firmado un convenio con la Xunta. Están distribuidos en 23 ayuntamientos y las obras están ya muy avanzadas, próximas a finalizarse en áreas como las comarcas de Lemos, A Fonsagrada y Os Ancares.

Los ayuntamientos de la provincia en los que la Xunta realiza una mayor inversión al amparo de esta iniciativa son los de Guitiriz, con 122.700 euros para mejorar los cortafuegos en 82,5 hectáreas así como 16,6 kilómetros de pistas; Samos, con cerca de 92.200 euros para actuar sobre 44 hectáreas y 600 metros de pista; A Fonsagrada, donde se invierten 72.500 euros en 110 hectáreas; y Quiroga, con 71.200 euros para 120 hectáreas.

En el ayuntamiento de A Pobra de Brollón, la Consellería invierte en total 51.600 euros y actúa sobre 77 hectáreas, en los montes ya citados y además en los de Balsas y Valdecondes, Chas, Penido y Cazola, y Salgueiriña y Fervedoira.

Los cortafuegos están planificados por el Servicio de Prevención y Defensa contra Incendios Forestales de la Xunta, de tal manera que se localicen donde son más necesarios y se adapten a sus características con mayores o menores dimensiones, en función de la vegetación del entorno.

Estas áreas despejadas son una importante ayuda para el dispositivo contra fuegos forestales, porque facilitan el acceso a los medios de tierra y suponen un punto de discontinuidad de combustible para las llamas.

Publicidad