Tráfico inspecciona 1.600 furgonetas en las carreteras de provincia de Lugo

196
0
Compartir

La Jefatura Provincial de Tráfico y el Subsector de Tráfico de la Guardia Civil están llevando a cabo esta semana en la provincia de Lugo una campaña especial de vigilancia y control de las furgonetas, en la que colaboran varios ayuntamientos. Desde que comenzó la campaña, que se desarrolla entre los días 26 y 31, la Guardia Civil de Tráfico controló 1.639 vehículos en la provincia, de los que fueron denunciados el 8% por infracciones como circular incumpliendo los límites de velocidad, con exceso de peso o con irregularidades referidas a la ITV.

Los agentes de la Agrupación de Tráfico comprueban la velocidad, la documentación, tanto del vehículo como del conductor; la carga transportada y su idónea estiba; las condiciones técnicas del vehículo, con especial atención al correcto estado de los neumáticos; si los conductores consumieron alcohol o drogas, o si la furgoneta pasó la correspondiente Inspección Técnica de Vehículos, cuestiones todas ellas de importancia clave para la seguridad vial.

Aumento del parque de furgonetas

En 2019, las furgonetas estuvieron implicadas en España en 10.974 accidentes con víctimas en los que fallecieron 209 personas, de las que 80 eran ocupantes de furgonetas y 129 ocupantes de otros vehículos o peones implicados en esos accidentes.

Estos datos, junto con el incremento de matriculaciones de furgonetas que se está produciendo en los últimos años, por causa del crecimiento del comercio electrónico, hizo que la Dirección General de Tráfico pusiese en marcha esta campaña. En 2012 se matricularon 54.700 furgonetas y el año pasado fueron 124.023, llegando a tener un parque de 2,5 millones de furgonetas, solo por detrás de turismos y motos.

Singularidades de un vehículo cada vez más empleado

Conducir una furgoneta no es lo mismo que conducir un turismo, aunque ambos se conduzcan con el mismo permiso. Las furgonetas presentan unas características dinámicas y de utilización distintas a otros vehículos que las hace diferentes, no solo en lo que a la conducción se refiere sino también a la accidentalidad.

Visibilidad: Las grandes dimensiones de este tipo de vehículos hacen que el campo de visión se reduzca notablemente sobre todo en lo que respeta a la visión trasera y ángulos muertos.

La normativa aplicable a los vehículos pesados de transporte de mercancías no lo es a vehículos ligeros como son las furgonetas. No llevan tacógrafos ni limitadores de velocidad, por lo que sus conductores pueden conducir muchas más horas, sin posibilidad de que los agentes lo puedan verificar.