Alfonso Rueda visitó las obras del albergue de peregrinos de Diomondi, en O Saviñao

644
0
Compartir

El Camiño de Inverno contará con su primer albergue público una vez finalizadas las obras de rehabilitación de la antigua residencia obispal de Diomondi, en O Saviñao, en las que la Xunta invierte un millón de euros para la construcción de un inmueble que contará con 34 plazas para la acogida de los peregrinos, dos de ellas adaptadas.

El vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, que visitó hoy las obras acompañado de la directora deTurismo de Galicia, Nava Castro, del delegado territorial de la Xunta en Lugo, Javier Arias, y del alcalde de O Saviñao, Juan Carlos Armesto Quiroga, constató en el singular enclave de Diomondi, en la Ribeira Sacra, que los trabajos que comenzaron en diciembre del 2020 no solo permitirán dotar a los peregrinos de un servicio de acogida, sino también recuperar un edificio medieval declarado Bien de Interés Cultural pero que se encontraba en estado de abandono desde que dejó de ser residencia del Obispado de Lugo.

Un convenio con la Iglesia permitió poner en marcha una intervención que supondrá la rehabilitación integral del edificio, respetando la estética exterior de muros de piedra y ventanas y sustituyendo elementos en mal estado, como la estructura de madera y la cubierta de teja.

El inmueble se sumará a la Rede Galega de Albergues, que desde el año 2015 supuso una inversión de la Xunta de 15,7 millones de euros en infraestructuras en el Camino; 10,5 millones en la creación de 14 nuevos albergues y 5,1 millones en otras obras de mejora, incidiendo especialmente en la accesibilidad y en su eficiencia energética. Completadas estas actuaciones, Galicia enfila el doble Año Santo con 78 albergues públicos.

Con esta infraestructura, la Xunta apuesta también por impulsar el Camiño de Inverno, una ruta empleada históricamente en los meses más fríos cómo alternativa al Camino Francés y que recorre las tierras de la Ribeira Sacra, entre otros parajes gallegos. El Camiño de Inverno fue reconocido oficialmente en el año 2016 y, desde aquella, es una de las rutas que más están creciendo en número de peregrinos.