El grupo socialista pregunta al Sergas «por que prefiren pagar capeláns que médicos»

Julio Torrado señala que el derecho a la asistencia religiosa “non implica financiar” a capellanes con 721.000 euros.

240
0
Compartir

El portavoz de Sanidad del Grupo Socialista, Julio Torrado, denunció hoy que el Sergas expulse a sanitarios del sistema mientras aumentan hasta los 721.000 euros la partida para pagar sacerdotes dentro de los centros hospitalarios. Torrado le preguntó a la Xunta, en la Comisión de Sanidad celebrada hoy en el Parlamento, «por que prefiren pagar capeláns que médicos»

El responsable socialista resumió que con las partidas para sacerdotes podrían pagar 13 médicos de familia comunitarios, 24 enfermeras especialistas para Atención Primaria, 14 psicólogos, 23 fisioterapeutas, 36 trabajadores para Personal de Servicios Generales, 25 trabajadoras sociales o 21 matronas. Señaló que todos estos profesionales «non están contratados porque o Sergas decide destinar máis de 700.000 euros ao ano a pagar capeláns».

Recordó que Galicia es una de las comunidades autónomas con peor trato laboral a sus profesionales, hasta el punto de haber sido condenada por fraude en la contratación por sentencia judicial. Lamentó que obliguen a los profesionales sanitarios de refuerzo por la covid a «mendigar prórrogas de un ou tres meses» mientras «súbenlle o salario aos sacerdotes».

Torrado preguntó además por la función de los sacerdotes durante la pandemia, a lo que la responsable de Recursos Humanos del Sergas admitió desconocer «onde estaban» cuando se suprimió la atención presencial. El responsable socialista preguntó mismo «a quen aplaudían vostedes» durante el confinamiento, ya que «semella que mentres uns nos dirixíamos aos profesionais sanitarios, outros apuntaban a outro colectivo diferente».

Apuntó a las muchas dudas generadas por la presencia de los sacerdotes en los centros hospitalarios, después de que este mismo año reclamaran judicialmente ser considerados personal estatutario. El Sergas alegó que pagan al obispado, a pesar de que incluyan 52 capellanes en el anexo de personal de los Presupuestos, que no les da instrucciones sobre su trabajo dentro de los centros sanitarios y admitiendo que los financian a pesar de que no corresponde a la competencia pública del Estado.

Los sacerdotes argumentaban que tienen acceso a los recursos materiales de los profesionales del Sergas, por lo que Torrado preguntó si es cierto que disponen de aparcamiento reservado, si acceden a los servicios de comida, desayuno y cena en los comedores como el resto de personal hospitalario y se disponen de móvil corporativo, correo electrónico y espacios laborales a mayores de las capillas, lo que no fue desmentido por la responsable del Sergas .

Después de que el Sergas se defendiese señalando que el sustento normativo se remite a un acuerdo del propio Sergas con los obispados de 1995, y señaló que «poden cambialo se o Sergas quere», y que la Ley «non obriga a que os sacerdotes teñan aparcamentos reservados no Hospital cando a xente ten que acceder aos aparcamentos que vostedes concesionan con empresas privadas».