Debido a que la comida es una parte necesaria para vivir, a menudo parece un elemento no apreciado. Pero si por un segundo paramos a reflexionar, los alimentos en nuestras vidas juegan un rol significativo. Y es que la comida no sólo refleja estilo de vida, preferencias y creencias sino también es la forma cultural que nos permite responder simultáneamente a todas las características dominantes de nuestro mundo: la unión familiar, el cuidado de una amistad y por supuesto, el rico sabor. En Galicia, por supuesto, la comida representa una parte esencial de nuestra cultura, ¿conoces por qué? En este artículo lo analizamos.

La gastronomía y su importante papel en la cultura

‘Somos lo que comemos’ es quizá la frase que mejor explica por qué el turista cuyo interés es conocer las costumbres locales no puede irse sin probar aquello que comen los autóctonos del lugar que visita. Y es que, la comida se ha convertido en parte esencial de la experiencia turística pues es una gran fuente de formación de identidad en los tiempos de hoy. Es por ello que, a medida que aumenta la competencia entre los destinos turísticos, también lo hace aquella relacionada con mostrar lo mejor de su cocina. De ahí que no sea extraño relacionar un destino con un cierto plato. Por ejemplo, el sushi en Japón, la paella en España o los tacos en México.

Por otra parte, de la forma en que cocinan los autóctonos también podemos aprender sobre la personalidad e historia de cada nacionalidad. Y es que si bien en Italia las recetas se han pasado cuidadosamente de generación en generación (siendo tradicional dedicar horas a la preparación de un plato); en Inglaterra o en Suiza tal y como en Deliveroo -la web de comida para llevar– , han incorporado platos del mundo. De ahí que en los suizos tienen como costumbre acudir a restaurantes mexicanos mientras que los británicos -gracias a sus conquistas- han hecho parte de ellos la comida india.

Esto se aplica en cualquier parte del mundo. Por ejemplo, ¿conoces la historia del famoso asado argentino? Tal cual podemos leer en este artículo de Clarín, se remonta al siglo XIX cuando simples estacas sostenían las carnes vacunas que inauguraron el plato nacional argentino que hoy día ha generado desde libros, hasta barbacoas especializadas. Y aquella de ¿por qué en ciertos países de Asia existe comida francesa? Si has viajado por el sudeste asiático quizá te haya sorprendido encontrar baguettes en Vietnam, crepes o pasteles en Laos. Lo cierto es que la influencia francesa se debe a la colonización de estos países, la cual podemos apreciar a través de su deliciosa comida.

Pero la carne animal no sólo representa historia sino también buena suerte, la cual se ha honrado en estatuas, como por ejemplo el famoso ‘Porcellino’ que encontramos en las calles de Florencia y que, tal y como cuenta Betway Casino en una de sus infografías, es un símbolo de buena fortuna. Pero este no es el único alimento que trae fortuna, también lo el famoso ‘Carolina Peas and Rice’ o Hoppin’ John -plato compuesto por guisantes, arroz, cebolla, bacon y una moneda que trae la buena suerte- e incluso nuestro ‘toro bravo’ en España pues el origen de las corridas de toros,tal cual leemos en Toros de Lidia, está en las ofrendas a los dioses.

¿Y en Galicia? El importante rol de la comida en nuestra cultura

La gran variedad, la preparación y la calidad de las materias primas hacen que comer en Galicia sea toda una exquisitez, no sólo para el turista sino también para los autóctonos que no perdonan una buena tapa. Encontramos éstas en casi todos los establecimientos: trozo (pulpo á feira), orella y morro (la oreja y el morro del cerdo), lacón, jamón asado, raxo (lomo de cerdo), zorza (lomo de cerdo adobado), empanadas, tortilla, pimientos de padrón, entre otras. Sin embargo, un plato que destaca es el cocido gallego. Diferente al cocido madrileño en la abundancia de sus ingredientes pues chorizo, carne de cerdo (como costilla, morro, oreja) e incluso carne de res comparten el protagonismo de esta receta que tanto gusta a los comensales. Como ves, a los gallegos nos gusta la carne donde también la saboreamos en otra receta: Cachelos (chorizo y patatas cocidas), plato típico en el medio rural gallego.

Pero, ¿cómo nos íbamos a olvidar del marisco en la tierra del mismo? Las vieiras gratinadas (vieiras con cebolla, jamón, pimentón, gratinadas) cuya especialidad tiene origen en Santiago de Compostela, el famoso pulpo a la gallega, una buena mariscada en A Coruña -como la que vemos en La Comida Típica-, caldeirada de pescado o una rica cazuela de pulpo con almejas y langostinos.

En definitiva, tan importante es la combinación de turismo y alimentación que el año pasado 59.000 personas escogieron combinar gastronomía y casas rurales. Hablamos del Otoño Gastronómico, una iniciativa que desde hace 11 años desarrolla Turismo de Galicia para atraer a visitantes. Este año ya ha comenzado el programa,en este enlace puedes encontrar más información al respecto. ¡No te lo pierdas!

Publicidad