Primero inmigrantes y ahora mendigos y barrenderos usando prendas oficiales de la Guardia Civil

535
0
Compartir
Publicidad

El diario digital OKDIARIO, vuelve a informar en una segunda entrega sobre el uso de prendas oficiales de la Guardia Civil vistiendo a camareros barriendo o a personas practicando la mendicidad en las calles. El pasado domingo se publicaba como Inmigrantes subsaharianos llegados a Ceuta vestían prendas oficiales de la Benemérita.

Las fotografías están circulando entre los agentes y agrupaciones y han desatado un profundo malestar en el Cuerpo, que denuncian el «nulo control» que el Ministerio del Interior de Fernando Grande-Marlaska ejerce sobre unas prendas que muchas veces les son negadas a ellos mismos. Y que además contraviene la normativa interna de uniformidad en la Guardia Civil, que prohíbe donarlos o exhibirlos por personas ajenas.

Inmigrantes del CETI de Ceuta paseando con polos, gorras y cortavientos que forman parte de los uniformes oficiales de la Guardia Civil. La fotografía, que adelantó este domingo OKDIARIO, corre como la pólvora por los grupos de agentes del Cuerpo. Pero no es sólo esa la imagen de la polémica: también hay un vídeo de un hombre barriendo una terraza portando el polo de la Guardia Civil, y hasta una persona pidiendo limosna en la calle vestida con esta prenda oficial.

El malestar en la Guardia Civil por este uso indebido de sus uniformes ha llevado a plantear a Interior, por parte de algunas asociaciones de la Guardia Civil, que se abra una investigación en profundidad sobre el reparto y desvío de uniformes a personas de la calle sin condición de agentes. Recuerdan que la compraventa de estas prendas está prohibida y se vigila taxativamente por parte de la Dirección General.

Exigen que esa vigilancia se aplique «a todos los estamentos» del Cuerpo y se detecte si ha habido donaciones «bajo manga» de uniformes a ONG o otras entidades. «Sabemos que se han llevado uniformes en otras ocasiones a terceros países», explican fuentes del cuerpo. Pero esta vez, los uniformes han terminado en calles españolas.

«En cualquier caso, esto demuestra el descontrol que existe con la gestión de la uniformidad en la Guardia Civil», advierten fuentes del Cuerpo. «Un agente pide uniformidad y puede tardar meses», recuerdan, según el rotativo madrileño.

Para leer la información completa publicada por OKDIARIO, pincha aquí