La combinación de experiencias gastronómicas con la estancia en casas rurales gallegas fue elegida por más de 59.200 personas en los 11 años que lleva en marcha el Otoño Gastronómico, la iniciativa impulsada por Turismo de Galicia que contribuye a atraer visitantes a los entornos rurales gallegas también fuera de temporada alta y que se está consolidando como un referente de la época turística otoñal.

La edición de este año contó con la participación de cerca de 90 casas rurales de las cuatro provincias, de los que 26 establecimientos eran de la provincia de Pontevedra, 22 de A Coruña, 21 de Ourense y 20 de Lugo. Con una calificación de 4,7 sobre cinco, los responsables de los establecimientos gallegos valoran de muy satisfactoria su experiencia y 9 de cada diez repetiría en próximas campañas para ayudar a atraer visitantes fuera de temporada alta.

Esta propuesta turística combina restauración y alojamiento con modalidades y precios atractivos para favorecer el turismo rural en Galicia donde se congrega cerca de la mitad de los establecimientos de turismo rural con Q de Calidad que hay en España: 35 de 81.

Los participantes ofrecieron entre los meses de septiembre y diciembre dos menús diferentes diseñados específicamente para el Otoño Gastronómico, con cocina tradicional siguiendo la filosofía kilómetro 0, para impulsar los productos locales. Se propusieron las modalidades Menú Otoño Gastronómico sin pernoctar, Paquete Otoño Gastronómico para una noche, Fin de semana Otoño Gastronómico para dos noches y Fin de semana familiar Otoño Gastronómico para dos noches con niños.

Crecimiento de un 4% en el turismo rural

El Otoño Gastronómico, en el que este año participaron más de 2.500 personas en pareja, familia o con amigos, contribuye, además, a ahondar en la desestacionalización en la que se trabaja de la mano de la Estrategia del turismo de Galicia 2020, el documento elaborado entre la Xunta y el sector para acompañar el crecimiento de visitantes que está viviendo Galicia. Esta hoja de ruta está dando sus frutos también en el turismo rural, pues en los diez primeros meses de este año creció más de un 4%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Al Otoño Gastronómico, se suman iniciativas como De tapas por Galicia, que mezcla turismo urbano con gastronomía en las ciudades gallegas o la ruta gastronómica en los fines de semana en los ayuntamientos del Camino Francés en A Coruña y Lugo. También los Minicruceros costeros por las rías de Galicia con travesías por las Rías Baixas entre los meses de junio y noviembre, en las que este año participaron más de 1.000 personas o los Trenes turísticos de Galicia, que en la edición de este año contó con la participación de más de 2.100 personas.

Fuera de temporada alta, Galicia también presenta una oferta de turismo sostenible y activo con 18 experiencias en los seis parques naturales gallegos. Se distribuyen en tres propuestas en cada uno de los parques con rutas fotográficas u ornitológicas, senderismo, ciclismo, equitación, salidas en barco, kayak, paddle surf, paddleboard, visitas a cuevas, aldeas o bodegas. Los centros BTT de bicicletas todo terreno y la oferta enoturística y termal son otras de las experiencias.

Iniciativas como estas están contribuyendo la que el turismo gallego esté creciendo más intensamente en los meses fuera de la tradicional temporada alta. Tras los últimos datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE), noviembre se convirtió en el mes en el que este crecimiento fue más notorio, con cerca de un 12% más de viajeros alojados en los hoteles gallegos que el año anterior. Tras noviembre, el turismo gallego creció más intensamente en los meses de octubre, enero, mayo, febrero, septiembre y junio.

Publicidad