CD Lugo: ¿buenas sensaciones para la segunda vuelta?

518
0
Compartir

La temporada 2021/22 del CD Lugo en la segunda división española dejó una primera vuelta donde el empate se convirtió en el resultado más frecuente de los albivermellos. Aunque la solidez defensiva parecía estar fuera de toda duda, errores de concentración en momentos decisivos, sumados a dificultades en la conducción para trasladar sensación de peligro a la portería visitante, hicieron que no se pudiese permitir perder de vista la zona de descenso. Con la entrada del presente año, parece que el trabajo y la entrega empiezan a dar sus frutos, y el equipo se asienta de forma relativamente cómoda en la zona media de la clasificación. 

El primer partido de la segunda vuelta se saldó con un empate 1-1 frente al Sporting, equipo que, pese a sus aspiraciones, finalmente se ha sumado al grupo que tiene la permanencia como objetivo en esta temporada. Cabe recordar que Mariño estuvo espectacular y salvó a su equipo en varias ocasiones. Ante el Mirandés llegó la primera victoria de 2022, con goles de Juanpe Lele y Christopher Ramos, aunque una posesión que se quedó en el 38% moderó la euforia en el banquillo lucense. La mejoría se confirmó frente a un rival de entidad como el Almería, en el partido correspondiente a la jornada 21 que se había aplazado hasta el 19 de enero. Como entonces ya apuntaban los principales pronósticos deportivos, la suma del estado de forma del Lugo y la racha negativa del aspirante al título acabó en empate, pero los de Rubén Albés volvieron a transmitir solidez y sensación de bloque

En estos tres partidos, el entrenador vio mejoría en el volumen de juego ofensivo desplegado por sus pupilos, pero también constató que seguía siendo necesario afinar la eficacia en los metros finales. Las dificultades para controlar el juego volvieron a ser un problema en Girona, donde el equipo superó por la mínima el 41% y acabó agradeciendo el empate. Tocó sufrir frente a los de Sánchez, que subieron el primer tanto al marcador en el 54 con un gol de Bustos, pero después de una primera mitad dominando con claridad en la que el VAR dejó sin efecto un penalti y se anuló un gol a Santi Bueno. El Lugo no bajó los brazos y obtuvo su recompensa en el 79 merced al acierto de Barreiro. Se logró un punto que supo a victoria. 

Frente al Burgos, el Anxo Carro fue testigo de una mayor posesión (51%) que estuvo acompañada de una mejoría en la vocación ofensiva. Las estadísticas se cerraron con 18 disparos y 5 tiros a puerta para los locales, y el marcador lo reflejó en el 1-0 final. El gol tardó en llegar; lo hizo en la segunda mitad, cuando el equipo parecía haber cedido la iniciativa en el campo. Pero fue la constancia en la presión a la línea defensiva rival la que propició el despiste de Álvaro que finalmente aprovechó Cuéllar. Desde el banquillo, Albés no pudo esconder su satisfacción al ver cómo sus jugadores obtenían un justo premio por sus esfuerzos. 

La visita a la Real Sociedad B de la jornada 26 parecía propicia para seguir sumando, sobre todo tras la racha de 6 partidos perdidos en casa de los vascos. En el campo, las intenciones se tradujeron en una propuesta un tanto decepcionante, al entregar el balón a la Real y buscar el contrataque rápido, con una posesión cercana al 23% y menos de la mitad de tiros que sus rivales. Esta estrategia, aunque poco ambiciosa, pudo valer los tres puntos, porque Barreiro adelantó al equipo de penalti, pero Karrikaburu empujó un centro al fondo de la red para empatar el partido y forzar el reparto de puntos. El equipo sumaba su 14.º empate en 26 encuentros. 

Dolió más el 15.º, tanto por la mejoría en el juego local como por el minuto del gol de Javi Ros para el Amorebieta. Después de adelantarse en el marcador con una jugada a balón parado con la marca de la pizarra de Albés, que Carlos Pita cabeceó al fondo de la red, el Anxo Carro vivió la decepción que supuso el tanto in extremis de Javi Ros que se coló entre las piernas de los jugadores albivermellos. Aunque doloroso, el hecho de que el error llegase en el minuto 97 sirve para descargar de parte de responsabilidad a los jugadores en el tanto visitante, ya que a esas alturas de partido son frecuentes los errores derivados de la falta de concentración. 

En general, la conclusión que podemos observar en los partidos disputados durante la segunda vuelta es que el empate sigue siendo recurrente, pero ahora se trufa con victorias en lugar de derrotas, lo que conduce a un moderado optimismo de cara al final de temporada. La salvación, por tanto, seguirá estando en la contundencia de la defensa, el buen hacer bajo palos y el estado de gracia de Carrillo, Manu Barreiro y Chris Ramos. Estos tres últimos son los responsables de cerca del 65% del total de los goles de su equipo, por lo que su puntería será clave para mantener la posición en la mitad de la tabla. En el apartado de preocupaciones, las molestias físicas de Xavi Torres, uno de los imprescindibles en el esquema de Albés, pueden introducir un componente de inestabilidad entre una plantilla que agradece la continuidad para obtener buenos resultados. Aunque Carlos Pita parece más que capacitado para ocupar el puesto de Torres, es muy probable que el equipo sufra en la adaptación. 

La última semana de marzo y las primeras de abril serán decisivas para lograr la permanencia. Los caprichos del calendario han ubicado ahí los encuentros frente a ÉibarValladolid Ponferradina. Estos clubes tienen la mirada puesta en los primeros puestos de la clasificación y su motivación y concentración serán máximas a esas alturas de temporada. El CD Lugo tendrá que dar el 100% si quiere salir indemne de ese trance y garantizarse un final de temporada sin sobresaltos ni angustias para alcanzar la marca de 47-48 puntos en las que se estima la salvaciónPara entonces, también sería conveniente que se despejase cuanto antes el futuro de su entrenador, un hecho clave de cara a aportar estabilidad en la plantilla.