La actriz Jane Fonda ha pedido este viernes boicotear a los restaurantes que sirven pulpo porque «son criaturas sensibles y son tremendamente inteligentes». A sus 83 años, Fonda se mantiene activa en su lucha contra el cambio climático. Y una de sus últimas defensas ha sido esta sobre los cefalópodos que, según ha declarado, «tienen emociones». Está claro que Fonda no es consciente del valor que tiene el pulpo en la gastronomía gallega, sin ir más lejos, informa el digital OK Diario

La afirmación es un tanto arriesgada, por no ser la inteligencia de los animales algo confirmado, desde el punto de vista científico pero todo vale en el discurso medioambiental. La actriz se ha mostrado muy preocupada por la salud del planeta durante una entrevista concedida a Espejo Público en la que también ha trasladado que sigue muy de cerca la última hora del volcán de La Palma. Para Fonda, las imágenes que deja la erupción del Cumbre Vieja en la isla canaria son «al mismo tiempo bonitas y terroríficas» y ha enviado su apoyo a los afectados: «Me siento muy mal por la gente que vivía allí».

Con ocho décadas sobre sus espaldas, la actriz que embelesó en los ochenta con sus vídeos de aerobic no se tiñe el pelo, se declara en contra de la cirugía estética y dice usar sólo ropa de segunda mano. Durante su entrevista en el programa matinal, Fonda ha pedido a los líderes internacionales que dejen de arrodillarse «ante las empresas de combustibles fósiles y miren por el futuro de los ciudadanos y los niños en especial».

Jane Fonda también ha dado algunas de sus claves para mantenerse jovial a su edad. Ha dicho que duerme 8 horas al día, que come sólo alimentos frescos y que mantiene su espíritu joven cuestionándose cosas: «Todos los días aprendo nuevas cosas», ha apuntado. La entrevista se enmarca dentro de la promoción del libro ‘Qué puedo hacer, de la desesperación a la acción’ que la actriz acaba de publicar.

El covid: «Un regalo de Dios»

La actriz protagonizó unas escandalosas afirmaciones en 2020 cuando se refirió al coronavirus como «un regalo de Dios». El pequeño virus que ha puesto en jaque al mundo entero, ha desbaratado economías enteras y ha matado a millones de personas durante los últimos dos años es para la actriz una bendición.

Para Fonda, el coronavirus permitió que Donald Trump dejara de ser presidente de los Estados Unidos por lo que celebró su irrupción en la sociedad mundial. «Somos personas que pueden ayudar a determinar qué camino tomará la humanidad. Qué gran regalo, qué tremenda oportunidad, tenemos mucha suerte, sólo tenemos que usarlo con cada gramo de inteligencia y coraje y con los medios que tenemos. Creo que el Covid es un regalo de Dios para la izquierda» dijo en un vídeo publicado en sus redes sociales.

Publicidad