Compartir

La selección española femenina de fútbol logró una clasificación histórica para la fase final de la Copa del Mundo de Fútbol femenino. Lo consiguió tras empatar sin goles en un soso partido ante un combinado inferior que se dedicó a mantener la portería a cero sin asomarse al área de Sandra Paños. La lógica dicta que el cruce de España sea con Estados Unidos, favorita al título en todas las promociones de fútbol, como se puede ver aquí: https://extra.bet365.es/news/es. El encuentro de Octavos de Final de celebrará el próximo lunes 24 de junio, y el rival salvo sorpresa será el combinado norte americano. La otra opción posible sería Suecia, si consigue superar a las americanas.

A Estados Unidos le vale un empate para ser primeras de grupo, así que las chicas de Jorge Vilda tienen ante sí un reto mayúsculo, debutar en una fase final ante la mayor potencia mundial de fútbol femenino.

Con la pólvora mojada

El encuentro ante la selección de China no fue ni mucho menos brillante. A pesar de que el seleccionador puso sobre el tapete verde del Stade Océane de Le Havre, con casi 12.000 espectadores presentes, a un once muy ofensivo, las futbolistas no fueron capaces de batir la portería defendida por Peng Shimeng y el encuentro acabó con el 0-0 inicial.

La portera china fue la gran protagonista de un partido en el que se llevó el MVP, para desesperación de las delanteras españolas, que se encontraron una y otra vez con las intervenciones afortunadas de la arquera. Las ocasiones fueron de todo tipo, como se puede leer en esta web: https://www.lavanguardia.com/deportes/futbol/20190617/462929394857/china-espana-mundial-2019-octavos-de-final.html

Este punto le vale también a China para lograr su clasificación como mejor tercera para las rondas eliminatorias, lo cual explica su falta de interés por ir a por el partido, más pendientes de no encajar gol que de darse una alegría en forma de victoria.

El siguiente paso, consolidarse

El fútbol femenino está experimentando un crecimiento enorme en las últimas temporadas. A pesar de que siguen existiendo grandes diferencias en cuanto a salarios entre las jugadoras de equipos grandes de la liga y las de equipos menores, lo cierto es que el fútbol femenino se está convirtiendo en una profesión de la que se puede vivir.

Los contratos de imagen cada vez son mejores y más numerosos, y esta temporada se han conseguido llenar estadios como San Mamés Barria y el Estadio Wanda Metropolitano. Todo ello ha permitido tener mejores jugadoras, dotar de mayores recursos a los clubes femeninos, y por tanto, que el nivel de las futbolistas cada vez sea mayor, como se puede ver aquí: https://elpais.com/deportes/2019/06/07/actualidad/1559898869_256356.html

Gracias a todo el interés que en España despierta ahora el fútbol femenino, la selección dirigida por Jorge Vilda se ha situado entre las primeras potencias de este deporte, en el que espera consolidarse, no sólo en este mundial, sino en el futuro, donde países como Francia, Inglaterra o Alemania todavía están un pasito por delante.